Home Forums Libros de caballerías Caballeros: justas, deporte y lucha

This topic contains 2 replies, has 2 voices, and was last updated by  Angel Perez 2 years, 4 months ago.

  • Author
    Posts
  • #1762

    Angel Perez
    Participant

    El deporte y la lectura siempre fueron mis pasiones. Afortunadamente, es posible tener un acercamiento a los libros de caballería mediante la perspectiva del elemento de juego. Por eso, a continuación comparto un pequeño análisis y reflexión sobre cómo se proyectan los códigos visuales en las justas caballerescas, así como las implicaciones inherentes al espacio donde toma lugar el encuentro entre caballeros.

    ________________________________________________________________________

    Ángel María Rañales Pérez
    Department of Spanish and Portuguese
    University of Kansas
    Lawrence, Kansas 66044
    angelperez@ku.edu

    Códigos visuales, deporte y lucha en el Oliveros de Castilla

    El aporte visual que presenta la edición burgalesa de 1499 de La historia de los nobles cavalleros Oliveros de Castilla y Artus dalgarbe se inserta dentro de una cultura libresca caballeresca que se concebía como manuales de instrucción para los aprendices de caballeros que había comenzado desde el siglo XIII. Dos siglos más tarde, el impresor inglés William Caxton tradujo, adaptó y expandió por territorio europeo el Libro del orden de caballería, escrito en 1280 por Ramón Llull y pensado como libro de estudio para compaginarse con el entrenamiento más práctico de los caballeros (Rudorff 165). En esta tradición literaria y cultural se emplaza la impresión en Burgos del Oliveros a finales del XV dado el aporte visual que presenta. La decisión del impresor de aportar ilustraciones al texto conforma un código visual complejo que facilita la tarea de lectura. La colaboración entre texto visual y texto lingüístico es evidente y constituye un mis en page llamativo con elementos que identifican directamente las cualidades y comportamientos de un caballero propio del siglo XV.

    Dado su carácter acumulativo a través del Oliveros, las ilustraciones refuerzan la actividad de lectura expandiendo las posibilidades de recrear el texto con un mayor rango de interpretaciones. El capítulo XXIIII titulado de las grandes fazañas de oliveros en las justas y de la avantaja que levo a todos los cavalleros sirve para dar explicación de cómo el aporte visual de las ilustraciones proyecta una imagen específica del caballero dentro de un espacio noble de justas y torneos. Una vez que Oliveros abandona la ermita gracias a la llegada y consejo de varios caballeros, toma rumbo hacia la corte en dónde participará como uno de los muchos caballeros en torneos de justas. Al llegar a la plaza se informa de cómo se organiza el torneo y tras mirar fijamente a los ojos de Helena, la hija del Rey, se decide a justar. Así es como en plena acción de batalla, el narrador del Oliveros pronuncia: “y vio como uno delos mantenedores rey de yrlanda [que] se llamava maquemos estava con una lança enla mano esperando justa. Y fue oliveros para el y el para oliveros” (folio c1). Esta es la primera instancia dónde se hace referencia al acto de justar entre dos caballeros. Sin embargo, la ilustración que el impresor introduce al comienzo del capítulo aporta unas implicaciones mucho más concretas y descriptivas que ayudan al lector a identificar una situación de justa entre dos caballeros en un espacio bien definido.

    Caballeros justando en un torneo, folio c1 de la edición de Burgos de 1499 de La historia de los nobles cavalleros Oliveros de Castilla y Artus dalgarbe. Blackboard, SPAN 733, Isidro Rivera, Universidad de Kansas.

    La ilustración contribuye a ampliar y concretizar el espacio mediante la focalización en un solo punto de gradas del campo de justa, de presencia de monarcas o del yelmo y caballo de Oliveros. Gracias a esta visualidad textual se produce una vinculación directa entre caballeros y su espacio.

    Pero, las consecuencias de identificar en el aporte visual un concepto de caballero van mucho más allá de simplemente la vinculación con la localización particular de las justas. ¿Qué implicaba ser un caballero justando? Ya desde antes de la aparición de la ilustración a analizar en el ensayo, el texto de Oliveros describe que “hubierō quatro juezes deputados para que juzgassen quien levava lo mejor del torneo” (folio c1). Efectivamente, estos cuatro jueces, o árbitros desde una perspectiva actual deportiva, como postula Rudorff en The Knights and the Age of Chivalry, funcionan como estrictos reguladores de la justa. Entonces, ¿se puede afirmar que el caballero está luchando? ¿O simplemente está jugando? Esta pregunta puede tener muchas respuestas, pero una muy apropiada tiene su fundamento en el origen de las justas. En el año 842 Louis the German y Charles the Bald deciden organizar en Estrasburgo una especie de torneo de juego donde los guerreros participantes se lanzaban unos contra los otros portando lanzas, pero bajo ninguna circunstancia podían llegar al contacto físico (Carter 32). Simplemente, se constituía como un entrenamiento para la guerra. Se podría decir que era un combate de mentira, una mera imitación para perfeccionar postura, ritmo, posicionamiento de armamento, actitud y mentalidad, imprescindibles sin duda en el campo de batalla. Desde esta perspectiva, la respuesta a la pregunta anterior está clara: las justas se conciben como espacios de entretenimiento ya que no es una situación real de combate, como muestran los jueces en el texto de Oliveros. Sin embargo, al mismo tiempo existe cierto elemento bélico que funciona como desequilibrador del encuentro entre los dos caballeros: el primero en derribar al contrincante es el vencedor. Por lo tanto, mediante una actividad deportiva se recrea un duelo de combate. En las justas, véase Oliveros como ejemplo en la ilustración, el caballero juega y lucha.

    En esta proyección de las cualidades del caballero en el campo de justa reside el valor didáctico del Oliveros. El aporte visual vinculado al impresor de Burgos de 1499 enfatiza los múltiples comportamientos caballerescos en un espacio particular que permiten percibir una red de implicaciones sobre el concepto de caballería en el siglo XV. La ilustración analizada interpreta una situación de combate, que necesariamente implica juego. Una lectura interpretativa de este espacio tiene como función principal un carácter didáctico.

    Obras citadas

    • Anon. La historia de los nobles cavalleros Oliveros de Castilla y Artus dalgarbe. Burgos, 1499. Facsim. ed. New York: De Vinne Press, 1902. 17 abril 2017. Boston Public Library <http:www.archive.org>.
    • Carter, John Marshall. Medieval Games. Sports and Recreation in Feudal Society. Greenwood Press, 1992.
    • Rudorff, Raymond. Knights and the Age of Chivalry. Viking Press, 1974.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  Angel Perez.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  admin.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  admin.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  admin.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  admin.
    • This topic was modified 2 years, 4 months ago by  Isidro J. Rivera, Managing Editor.
    Attachments:
    You must be logged in to view attached files.
  • #1826

    Christi Ivers
    Participant

    Hola Ángel,

    Tus reflexiones en el juego y la lucha en Oliveros me han interesado mucho. Me han hecho pensar en los libros del rey Arturo y co. y la matière de Bretagne. En el siglo XIII, se componían los tomos de lo que hoy llamamos el ciclo de la Vulgata, que son narrativas de las hazañas de la corte del rey Arturo, especialmente la búsqueda del Santo Grial. ¿Los conoces? Menciono esto porque en la parte final, La Mort du roi Arthur, que sigue La Queste del saint graal, hay una serie de torneos. Con la expedición del grial fracasada y las aventuras “verdaderas” terminadas, los caballeros recurren a los torneos – juegan en vez de luchan de verdad. Luego, cuando el mundo artúrico se colapsa, los combates lúdicos o por diversión se convierten en duelos justiciales y sitios de verdad. Puede ser que te interesa echarles un vistazo a estas imágenes de los manuscritos artúricos en la Biblioteca Nacional Francesa: http://expositions.bnf.fr/arthur/livres/index.htm Podría resultar interesante considerar las fuentes medievales que inspiraron libros como Oliveros (este en particular, puestos sus orígenes en Francia), no solamente en el contexto de la cuestión de lucha-deporte, sino también en torno del traslado de manuscrito a impreso de lo que has llamado muy adecuademente el “texto visual y el texto lingüístico”.

    Gracias por compartir.

    Saludos,
    Christi

    • This reply was modified 2 years, 4 months ago by  LcC.
    • #1845

      Angel Perez
      Participant

      Hola Christi!

      Gracias por tu comentario y las referencias aportadas. El ciclo de la Vulgata lo había escuchado pero ahora que lo mencionas me encargaré de investigar en mayor profundidad en cuanto a ese tema. El historiador Raymond Rudorff examina en Knights and the Age of Chivalry lo que destacas aquí, es decir, que llega un momento en que las actividades caballerescas se desvían del campo bélico a un territorio de corte y torneos, cambio también muy influenciado por la expansión del título de “caballero” a cualquier noble independientemente de si tenga las cualidades que por ejemplo vemos en el Rey Arturo. En cuanto a la cuestión del paso de manuscrito a imprenta, me pregunto cómo afectó la introducción de esta nueva tecnología a promover los campeonatos de justas, a pesar de que ya lo introduzco aquí ligeramente mediante el análisis del espacio y sus implicaciones. Sería interesante para un proyecto adentrarse en la relación impresor-torneos y su impacto social y cultural en el XV.

      Me alegro de poder tener este tipo de conservaciones,

      Un saludo,

      Ángel.

You must be logged in to reply to this topic.

Skip to toolbar